BEDY CONTENIDO ESPALDA

¿Qué colchón me compro si sufro problemas de espalda?

Conseguir un descanso completo hoy en día no es fácil, las personas vivimos con un ritmo de vida muy rápido y estresante, incluso llegamos a pensar que dormir nos quita tiempo de nuestras tareas y tendemos a alargar la hora de irnos a la cama para realizar otras actividades. Esto afecta a nuestro sueño y puede desembocar en problemas físicos como dolor lumbar, dolor de cuello o espalda.

Si sufres de estos problemas debes saber que debes dedicar más tiempo a recuperarte y, para ello, escoger el colchón adecuado es muy importante. Por ello, te damos una guía para comprar un colchón si sufres problemas de espalda.

La firmeza del colchón es importante

La firmeza de un colchón está determinada por su parte central, en este caso los colchones pueden estar fabricados con látex, muelles, muelles ensacados o espumación HR. Los colchones más recomendados para este tipo de dolencias son los fabricados con espumación HR ya que cuentan con grado de firmeza alto sin llegar a ser excesivamente rígido, lo que permite que toda la parte superior e inferior de la espalda se acomode de manera natural sin incidir mucho peso en ninguna zona.

El grosor del colchón, un aliado contra los problemas de espalda

Esta variable, el grosor, contribuye a que no se deforme fácilmente, evitando la aparición de bultos o deformaciones por el uso que podrían afectar a nuestro descanso. Si bien es cierto que un colchón mas grueso no tiene porqué ser más firme, los colchones con el núcleo más grueso y por tanto cuentan con mayor grosor final son mejores para problemas de espalda.

La postura corporal que mejora tu descanso

Casi tan importante como la elección del colchón es la postura corporal que adoptamos cuando dormimos. Los expertos en salud recomiendan adoptar la llamada postura del soldado, esta se acoge boca arriba con las extremidades estiradas y relajadas.

Otra postura recomendable es la posición fetal que contribuye a disminuir los problemas lumbares. Y, por último, la posición boca abajo esta totalmente desaconsejada para descansar ya que se ejerce presión sobre las vertebras y el estómago incidiendo en otros problemas como la indigestión.

En definitiva, si sueles dormir en la primera posición que hemos nombrado no tendrás problema para escoger un colchón u otro ya que ocuparás poco espacio, por lo que los colchones de 90 centímetros son suficientes. Por otra parte, si sueles dormir en posición fetal, quizá se te sea más interesante adquirir un colchón de medidas superiores para que la movilidad no suponga un problema.

Transpirabilidad, mejora las condiciones de sueño

En si misma, la transpirabilidad de un colchón contribuye a mantener fresco y aireado el colchón. La mayoría de los colchones de alta calidad cuentan con una buena transpirabilidad como los colchones Bedy. Finalmente, necesitarás menos movimientos para acomodarte en el colchón ya que dormirás cómodamente sin sufrir cuando las temperaturas son extremadamente calurosas.

Estos son algunos de los consejos que recomendamos tener en cuenta a la hora de comprar un colchón si sufres problemas de espalda. ¡Si tienes cualquier duda pregúntanos!

Compartir esta entrada:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email