Skip to content
BEDY CONTENIDO SIESTA

La siesta ¿es buena o mala?

Que la siesta ya forma parte de la cultura española no se puede dudar, a pesar de que no sólo aquí nos tomamos un pequeño descanso después de la comida, España ha quedado vinculada a esta práctica. Hoy te contamos las claves para dormir la siesta perfecta y sus beneficios.

¿Cuánto tiempo debemos dormir la siesta?

Esta es la gran pregunta que se ha hecho siempre. Los expertos recomiendan que no dure más de 35 minutos, si supera este tiempo puede tener varios factores negativos:

  • Sensación de pesadez y cansancio generalizado
  • Aturdimiento en algunos casos
  • Alteraciones de los ritmos circadianos
  • Insomnio nocturno

Si bien es cierto que el tiempo ideal para descansar después de la comida es variable según la persona y las circunstancias, se recomienda no superar este tiempo. Además, no es recomendable propiciar una siesta pasadas las tres de la tarde, ya que es el momento habitual en el que ha pasado la mitad del día. Esto es orientativo, pues si comienzas el día más tarde la mitad de tus horas despierto avanzarán hasta entrada la tarde, por lo que puede ser que la hora ideal sean las cinco o incluso las seis de la tarde.

¿Cuáles son los beneficios de la siesta?

Al igual que el descanso nocturno la siesta puede mejorar muchos aspectos del durmiente. Los niveles de energía aumentan para realizar tareas más intensas o durante más tiempo, el estado de ánimo también mejora sustancialmente, ya que aumenta la producción de hormonas como la serotonina, encargada, la denominada hormona de la felicidad.

También se ha comprobado que puede ayudar a mejorar problemas de memoria, ya que se da un respiro a nuestro cerebro para que procese y almacene la información obtenida la primera mitad del día, favoreciendo a su vez la retención de nueva información y aumentando la concentración.

¿Cuándo no es recomendable dormir la siesta?

Hay casos claros en los que echarse una pequeña cabezadita no es lo más aconsejable, personas que sufren problemas del sueño como el insomnio es mejor que guarden sus ganas de dormir para el final del día para que la siesta no surja un efecto contraproducente.

Otro caso común en el que no es recomendable es si eres propenso a la inercia del sueño ¿qué quiere decir esto? La inercia del sueño es un estado de negatividad, irritabilidad o mal humor después del descanso, suele ir acompañada de un pequeño tiempo de confusión o desorientación leve en el que cuesta tener todas las capacidades habituales activas.

Por último, las personas de mayor edad no tienen una necesidad de sueño tan alta como niños, adolescentes y jóvenes. En este caso es recomendable guardar el tiempo de sueño para el final del día, de forma que no interrumpa el sueño nocturno y conseguir el mejor descanso

Compartir esta entrada:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email